martes, 11 de junio de 2019

Agresiones sexuales, cómo se viven, cómo se entienden y cómo se atienden

En el año 2011 la Dirección de Atención a Víctimas de Violencia de Género del Gobierno vasco publicó el estudio “Agresiones sexuales. Cómo se viven, cómo se entienden y cómo se atienden” donde se lleva a cabo una investigación que se centra en el análisis del discurso sobre las agresiones sexuales contra las mujeres, y de los sistemas de prevención y atención a quiénes los sufren, existentes en la Comunidad Autónoma de Euskadi (que también se puede extrapolar a distintos territorios). Aunque queda mucho por indagar, se trata de visibilizar estas formas de violencia sexista, con un objeto claro: contribuir a su desestructuración para eliminarlas lo más pronto posible.



Las agresiones sexuales son un delito y aparecen tipificadas como tal en el Código Penal vigente. Pero a pesar de que legalmente son una violación de la libertad sexual, en el imaginario cultural de mujeres y hombres tienen más de una interpretación y muchos matices.

Aunque su expresión más grave, la violación, constituye un delito que se rechaza y genera pánico e indignación inmediata, hay numerosas y variadas agresiones sexuales que pasan desapercibidas aún constituyendo una permanente amenaza para las mujeres, tanto en el ámbito público como privado. Diseñar estrategias adecuadas para prevenir estas agresiones y atender a sus víctimas requiere desgranar los componentes de estas manifestaciones particulares de la violencia sexista, entender las dificultades que pueden existir para reconocerlas, valorar el contexto en el que se presentan y la respuesta social que generan, y transformar las maneras de entenderlas.

¿Qué es una agresión sexual? Para empezar, este concepto no tiene la misma difusión que tienen otras expresiones de la violencia sexista. A manera de ejemplo, si introducimos «agresiones sexuales» en un buscador de internet aparecen 235.000 resultados, pero si la palabra se cambia por la de «abusos sexuales» aparecen 895.000 resultados. Cuando hacemos la prueba con la palabra «violación», los resultados sobrepasan el millón de resultados. Finalmente, la palabra «violencia de género» nos arroja 2.340.000 resultados.

Siguiendo el carácter exploratorio del estudio, no se parte de una definición previa sino por hacer de la propia definición de las agresiones sexuales uno de los ejes centrales de la investigación. No obstante, a fin de poder realizar mejor la fase de indagación de campo, el equipo tenía claras una serie de definiciones operativas que permitan también comprender mejor los datos oficiales existentes sobre el tema, a saber:

  1. Agresión sexual: Cualquier conducta que atente contra la libertad sexual de otra persona, con violencia o intimidación, entendiendo violencia como utilización de fuerza física e intimidación como la(s) conducta(s) de tipo psicológico que tiene(n) como fin infundir temor a sufrir un mal inminente y grave, o amenazas de sufrirlo en la persona de la víctima u otras allegadas a ella.
  2. Violación: Una de las formas más frecuentes de agresión sexual es la violación, definida como el acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías.
  3. Otras formas de agresión sexual: Otras formas de agresión sexual son los tocamientos de naturaleza sexual, con ausencia de consentimiento por parte de la víctima y, además, con existencia de violencia o intimidación por parte del agresor.

En el cuadro 1, podemos observar las semejanzas y diferencias entre los delitos de violación y otras formas de agresión sexual: 


A la vista de los datos de este cuadro, se puede afirmar que algunos mitos sobre estas agresiones no se sostienen en su contraste con la realidad. Así, por ejemplo, las violaciones son mayormente denunciadas por mujeres jóvenes pero mayores de 25 años (quizás porque son menos vulnerables al proceso derivado de la denuncia que las mujeres más jóvenes), en tanto que los agresores sexuales denunciados son muy jóvenes, siendo menor de edad uno de cada diez. También llama la atención, en las agresiones sexuales, el mayor uso de la violencia física, la intimidación e incluso el uso de armas blancas, razón por la cual es posible que se denuncian estas agresiones, ya que el grado de fuerza utilizado ha traspasado el límite de lo que las víctimas pueden silenciar. Por otro lado, se observa que la noche es el escenario mayoritario de las agresiones sexuales denunciadas pero, al mismo tiempo, queda desmontado el mito de la violación en descampado pues es en el domicilio (no se sabe si de la víctima o del agresor) donde ocurre la mitad de las violaciones denunciadas. Otras agresiones sexuales, en cambio, sí suceden en sitios abiertos o, por lo menos, fuera de un domicilio.


Las y los profesionales que intervienen con mujeres víctimas de una agresión sexual reconocen la necesidad de elaborar las políticas de atención en función de la naturaleza de la(s) agresión(es) vivida(s) y de otras variables, como la relación con el agresor, la edad o la nacionalidad.

Las necesidades y demandas de las mujeres no siempre pueden ser recogidas y atendidas con la especificidad que requerirían, por lo que, en ocasiones, la disposición y buen hacer del personal técnico se enfrenta con el límite de los servicios existentes. 


INFORME COMPLETO

jueves, 21 de marzo de 2019

Hoy, en nuestra película de la semana: LA BICICLETA VERDE

PELÍCULA DE LA SEMANA

  La Bicicleta Verde (Wadja)


Año: 2012 
Duración: 98 min. 
País: Arabia Saudí 
Dirección: Haifaa Al-Mansour
Guion: Haifaa Al-Mansour 
Música: Max Richter 
Fotografía: Lutz Reitemeier 
Reparto: Reem Abdullah, Waad Mohammed, Abdullrahman Algohani, Sultan Al Assaf, Ahd Kamel.
Género: Drama, infancia, drama social. Basado en hechos reales.
Sinopsis: Wadja tiene diez años y vive en una sociedad tan tradicional que ciertas cosas como ir en bicicleta le están totalmente prohibidas. A pesar de todo, es una niña divertida y emprendedora que bordea siempre el límite entre lo autorizado y lo prohibido. Wadjda desea tener una bicicleta para poder competir con su amigo Abdullah en una carrera, pero su madre no se lo permite porque las bicicletas son un peligro para la dignidad de una chica.
Premios:
2013: Premios BAFTA: Nominada a Mejor Película de habla no inglesa.
2013: Premios Independet Spirit: Nominada a Mejor ópera prima.
2013: Satelite Awards: Nominada a Mejor Película Extranjera.
2013: National Board of Review (NBR): Premio a la libertad de expresión.
2013: Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor Película Extranjera.
2013: British Independet Film Awards (BIFA): Nominada a Mejor Película Independiente.


TRABAJO SOCIAL A TRAVÉS DEL CINE: Un relato de la realidad desde la esperanza. Conseguir una bicicleta verde es una metáfora de lo que sucede en la sociedad Saudí y en muchos lugares del mundo en los que se reprime a niñas y mujeres, dificultando el acceso a las posibilidades y oportunidades de las que disfrutan los hombres. 

La película refleja el controvertido tema de la discriminación de las mujeres en el país islámico acercando la cultura y costumbres tradicionales de la religión árabe a los espectadores. Se muestra a través de una conmovedora y sencilla historia protagonizada por una inocente niña que cuestionará cualquier tipo de obligación, derribando inconscientemente las barreras sociales y culturales cimentadas en el hogar y la escuela.
“Siempre se espera que las mujeres se comporten de una determinada manera y cuando se desvían un poco, suelen ser etiquetadas y estigmatizadas. Espero que mis películas les ayuden a arriesgarse y hablar de los temas que les resultan importantes”. 
Haifaa Al-Mansour, la directora.

Arabia Saudí es un país donde las mujeres son especialmente discriminadas. Son obligadas a vestir la abaya y el niqab, y no pueden trabajar con hombres. No hace mucho tiempo los clérigos más radicales exhortaban a azotar a aquellas mujeres que llevasen los ojos pintados de forma provocativa, lo que da una idea de la represión que sufren las mujeres de ese país.

Precisamente, lo que esta película pretende contar es una historia sobre el poder que pueden llegar a tener las mujeres, y la importancia de no rendirse. Por eso, Wadja nos da una mirada esperanzadora al trabajo social de cambio, lucha y esfuerzo por conseguir lo que más desea en un mundo donde a las mujeres les queda todavía mucho por conseguir.  Ha sido a partir de este año, 2018, cuando después de 60 años de prohibición no escrita, mas bien de una costumbre patriarcal, cuando las mujeres han comenzado a conducir. Aun queda mucho camino que recorrer en cuanto a la emancipación femenina en este país y sin duda es algo que desde el trabajo social debemos tener muy presente. 


Aquí puedes consultar el trailer de la película: 


lunes, 18 de marzo de 2019

Castilla-La Mancha vuelve a registrar por tercer año consecutivo un crecimiento de la atención a personas dependientes según el XIX Dictamen del Observatorio de la Dependencia.





El 1 de marzo de 2019 se hizo público el XIX Dictamen del Observatorio de la Dependencia, una vez transcurridos 12 años de implantación del Sistema para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia. El documento, de 52 páginas, analiza la situación actual de esta ley y su aplicación y proporciona datos de gran interés. A continuación, presentamos algunas de las evidencias que recoge el informe. 

 El 3% de la población española (1.400.000 personas) presenta dependencia en alguno de los grados considerados por la Ley.


Un total de 1.304.312 personas, está actualmente dictaminada como dependiente, es decir, necesita apoyos para realizar actividades básicas de la vida diaria, y a estas podríamos añadir otras 100.000 como potenciales dependientes considerando las 128.568 personas que están pendientes de valoración a 31 de diciembre de 2018.



El gráfico anterior muestra un incremento neto de 99.444 personas atendidas en el último año. La lista de espera (“limbo” de la Dependencia) ha pasado de 310.120 a 250.037 confirmándose así un incremento en la atención, con 60.083 personas menos en espera de recibir la prestación o servicio a la que tiene derecho respecto en el último año.

Durante 2018, la mayoría de los parámetros de gestión del SAAD (personas atendidas, reducción de lista de espera, incremento de solicitudes, valoraciones y de servicios y prestaciones entregados...) han mejorado. Lo que parece indicar que el SAAD se reactiva pero, igual que en los últimos años, esta “mejora” ha sido en gran medida a base de servicios de menor coste dirigidos a los dependientes con Grado I y al esfuerzo financiero de familias y administraciones autonómicas. 

La distribución actual de las personas dependientes por grados es la siguiente:

1.304.312 personas valoradas como dependientes

que precisan de la atención de otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria (ABVD), o de otros apoyos para su autonomía personal…


Del total de personas valoradas como dependientes, el sistema atiende con alguna de las prestaciones o servicios indicados en la Ley al 80,8% (1.054.275 personas). El 19,2% restante (250.037 personas) está aún a la espera de recibir las atenciones a las que tienen derecho. 


Lo preocupante es que en el año 2018, la lista de espera se redujo en casi 40.000 personas para los Grado I mientas que para los Grados II y III se redujo tan solo en unas 20.000 personas. Esto quiere decir que de ninguna forma se prioriza el acceso a prestaciones y servicios para las personas con mayor dependencia.



Lo que estas estadísticas esconden es una enorme dilación en valorar, resolver y proporcionar las atenciones diseñadas, muy por encima de los plazos legales (6 meses para todo el proceso).

De todas las personas con dependencia reconocida, dos tercios (65%) son mujeres y un tercio (35%) son hombres. El 72,5% de los dependientes reconocidos tiene más de 65 años y los mayores de 80 son el 54,5% del total.


La administración general del Estado solo aporta el 20% del gasto público. Un año más, el gasto público se distribuye incumpliendo lo previsto en la Ley (50%) debido al modelo de financiación y a las reducidas y recortadas cuantías del Nivel Mínimo. La Administración General del Estado aportó en 2018 el 20,3% del gasto público y las Comunidades Autónomas el 79,7% restante. La disminución de la financiación a las Comunidades Autónomas desde julio de 2012 hasta diciembre de 2018 (reducción del nivel mínimo y supresión del nivel acordado), supone ya una cifra acumulada de 3.154 millones de euros de recorte.


En 2018 (con datos a 31 de diciembre) se estima que había más de 247.000 empleos directos asociados a las atenciones de la LAPAD en España.  Hay una ratio de 38 empleos directos por millón de euros de gasto público, y la tasa de retorno ya asciende al 40%.


La disparidad entre territorios en cuanto al desarrollo del SAAD desgraciadamente sigue siendo uno de los elementos más definitorios del Sistema. Todo ello supone que en definitiva las personas dependientes pueden ejercer o no sus derechos dependiendo del lugar de residencia y no del reconocimiento legal y de su situación de su necesidad de apoyos. Las diferencias entre comunidades siguen siendo muy elevadas, tanto en el al acceso, que en Castilla y León supone en 13,6 % mientras que en Canarias solo el 5,4 %. Dos comunidades, Andalucía y Cataluña, representan el 60 % de la lista de desatención; este limbo alcanzan al 32,6 % de las personas con derecho reconocido en Cataluña, y sólo al 1,6 % en Castilla y León; y mientras el coste medio por dependiente atendido es de 5.160 € año en Murcia, en Cantabria asciende a 7.697 €.

Aquí los cuatro bloques que actualmente establecen las diferencias en la gestión centrándolo en el incremento de las atenciones y en la reducción de la lista de espera: 


  1. Comunidades con atención plena (inferior al 10% de lista de espera): Castilla y León junto a Ceuta y Melilla y Navarra son los territorios que han logrado con su avance que la lista de espera esté ya recudida prácticamente a la gestión normal de altas y bajas sin acumulados.
  2. Comunidades que han progresado positivamente en los dos últimos años: Son la mayoría. Aún tienen listas de espera abultadas pero la tendencia es muy positiva de forma que a este ritmo entrarían en plena atención en menos de dos años: Se trata de Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid y Murcia.
  3. Comunidades en cierto estancamiento: Parecen haber llegado a un punto en el que no pueden absorber la lista de espera a base de incrementar atenciones al ritmo necesario, considerando el camino que les queda por recorrer. Hablamos de Asturias, Canarias, Cantabria y País Vasco.
  4. Comunidades en situación preocupante: Finalmente, se trata de territorios donde el actual ritmo de incremento de atendidos es claramente insuficiente como para absorber el “limbo” de la dependencia que tienen por delante. Así ocurre en Andalucía, Cataluña y La Rioja.


En cuanto a Castilla-La Mancha, si se incrementase en 415 millones el presupuesto del Nivel Mínimo de Financiación de acuerdo al Pacto de Estado por la Dependencia, la Castilla-La Mancha recibiría una cantidad adicional de…

 21,5 millones de euros

y con ese dinero adicional, 3.373 personas más hubiesen podido ser atendidas y se hubieran creado 826 empleos directos de nueva creación.


A destacar 
  • La Comunidad de Castilla-La Mancha vuelve a registrar por tercer año consecutivo un crecimiento de las personas atendidas, en esta ocasión del 12,37% respecto al ejercicio precedente. En los últimos tres años ha crecido un 57%, situándose como la tercera Comunidad Autónoma con mejor ratio de todo el país con 27,83 atendidos x 1000hab. 
  • Además, en este último ejercicio ha conseguido rebajar la tasa de desatendidos (limbo) al 11%, situándose por debajo de la media nacional. 
  • Más del 65% nuevas atenciones se han centrado en servicios de proximidad, resultando una de las pocas CCAA en las que la Ayuda a Domicilio se consolida como la principal prestación de su cartera de servicios. 
  • El Sistema genera ya en la Comunidad de Castilla-La Mancha 15.420 puestos de trabajo directos, habiéndose creado en los últimos tres años más de 5.557 nuevos empleos. 
  • La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aporta al Sistema de la Dependencia más de 331 Mill de €, lo que viene a representar el 83% del Gasto Público, y la AGE 68 Mill €, apenas un 17% del gasto gúblico total. 
  • En el último año Castilla-La Mancha ha dejado de percibir del Estado 25,6 Mill € como consecuencia de los recortes contenidos en el RD-L 20/2012. 
  • Además, de haberse aprobado el incremento los 450 Mill del Nivel Mínimo de Protección contenidos en el Pacto de Estado por la Dependencia la Comunidad Autónoma recibiría 21,5 Mill para reforzar el Sistema, y con ese dinero se podrían atender 3.373 nuevos dependientes y generarse más de 800 nuevos empleos.

En el año 2018, Castilla-La Mancha ha alcanzado 27,83 etendidos x 1000 habitantes, es decir, ha crecido en los últimos tres años un 54%. Es importante el esfuerzo en la reducción del numero de personas desatendidas (limbo), mas del 74% en los últimos tres años, hasta situarlo en 109,69 desatendidos x 1000 con derecho, muy por debajo de la media nacional.

_________________________________



Dictamen completo

Dictamen por CCAA

Aplicación de escala sobre el territorio

martes, 19 de febrero de 2019

Pobreza y exclusión social en España 2008-2017. Informe anual de la EAPN-ES 2018

 El estado de la pobreza 

Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2017 

El informe El estado de la pobreza: seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2017, presentado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) el pasado mes de octubre, muestra los cambios registrados en el número de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social mediante el estudio de la evolución del indicador AROPE y de sus componentes, entre los años 2008 y 2017.


Este nuevo informe alerta sobre la realidad social española: se ha incrementado el empeoramiento de las condiciones de vida de las personas más pobres, expresado principalmente en el aumento de las tasas de pobreza severa y de la brecha de pobreza; la tendencia al crecimiento de las diferencias basadas en el género y el incremento de la desigualdad territorial.

Por una parte, la pobreza severa, que en este informe se mide en términos muy estrictos (30 % de la mediana de renta), se sitúa en el 6,9 % de la población, cifra que es superior a la registrada en el año 2014 y la segunda más alta desde que se mide el indicador. Además, la brecha de pobreza también ha aumentado y se sitúa en el 32,4 %, cifra que también es la segunda más alta desde que se mide el indicador y superior a la registrada en el año 2014. Se tiene, entonces, que, aunque haya algunos menos (0,6 % menos), la población pobre es mucho más pobre de lo que era, no sólo con respecto al año 2009, sino en el 2014, fecha del supuesto inicio de la recuperación. En segundo lugar, las mujeres registran tasas más elevadas en AROPE, riesgo de pobreza, privación material severa, baja intensidad de empleo en el hogar, pobreza severa y todas las variables relativas al mercado de trabajo. Aunque las diferencias no son muy elevadas, la tendencia al deterioro de la situación de las mujeres con respecto a los hombres es clara.


 Indicador AROPE



Cómo se puede apreciar en el gráfico, el indicador AROPE ha disminuido 1,3 puntos porcentuales con respecto al año anterior, lo que supone unas 600.000 personas menos. A pesar de que desciende por tercer año consecutivo, se mantiene en cifras notablemente elevadas: en el año 2017, un total de 12.338.187 personas, que suponen el 26,6 % de la población residente en España está en Riesgo de Pobreza y/o Exclusión Social.

La tasa AROPE no es homogénea y registra variaciones importantes entre distintos grupos sociales. En particular, registra variaciones importantes según el territorio, el sexo, la edad, la posición socioeconómica, la situación de discapacidad, la nacionalidad y la composición del hogar. 

En este caso, La tasa AROPE femenina es del 27,1 % y, por primera vez desde 2011, vuelve a ser superior a la masculina. En 2017 hay 6,4 millones de mujeres y 5,9 millones de hombres en riesgo de pobreza y/o exclusión social; es decir, hay medio millón más de mujeres afectadas.





La población joven de 16 a 29 años tiene la tasa de pobreza y/o exclusión social más alta, con un 34,8 % y la más baja corresponde a las personas mayores (16,4%). Para la población menor de 16 años la tasa AROPE es del 31 %, en otras palabras, casi uno de cada tres niños y niñas menores de 16 años está en riesgo de pobreza y/o exclusión social. 

Respecto a la nacionalidad, los datos muestran una reducción importante de la tasa AROPE entre la población extranjera, especialmente aquella que procede de países de la Unión Europea. Aun así, permanece muy elevada: 40,8 % entre la población extranjera UE y 58,7 % entre la población del resto del mundo.

Según el tipo de hogar, las personas que viven en hogares con menores han mantenido durante todo el período tasas AROPE notablemente superiores a las del resto. Dentro de ellas, deben destacarse aquellas que viven en hogares monoparentales, de todos los años prácticamente dobla a la del total de la población: 47,9 % en 2017. 

Una de cada dos personas que viven en hogares monoparentales está en riesgo de pobreza y o exclusión. El 83% de estos hogares monoparentales son “monomarentales”, es decir, están a cargo de una mujer.


 Tasa riesgo de pobreza


El 21,6 % de la población española, es decir, 10.059.000 personas, están en Riesgo de Pobreza. La cifra supone una reducción de unas 300.000 personas con respecto al año anterior. A pesar de esta mejoría, la Tasa de Pobreza está lejos de volver a los registros anteriores a la crisis. Desde el año 2008, el número de personas en riesgo de pobreza se ha incrementado en unas 900.000 personas.
  • Sexo: Por segundo año consecutivo la tasa de riesgo de pobreza entre las mujeres aumenta, y obtiene una cifra récord: 22,2 %, que es el valor más elevado desde 2008 y supone un total de 2,27 millones de mujeres empobrecidas, unas 470.000 personas más que el número de hombres en la misma situación. Por primera vez desde el año 2012, la tasa femenina vuelve a ser superior a la de los hombres.
  • Edad: El grupo de adultos jóvenes entre 16 y 29 años es el más afectado, con un 28,5%. El segundo es el de los menores de 16 años, que llega al 28,1%.
  • Nacionalidad: El 39,2 % de la población extranjera proveniente de la UE y el 52,1 % de la del resto del mundo viven en condiciones de pobreza.
  • Nivel de Estudios: El empobrecimiento alcanza al 27,1 % de las personas con el primer ciclo de secundaria, al 26,5 % de la que tiene estudios primarios y al 9,7 % de aquellas con estudios superiores.
  • Relación con la Actividad: Se debe destacar especialmente que el 14,1 % de las personas ocupadas se encuentra en riesgo de pobreza, es decir son personas trabajadoras pobres. Este dato confirma que tener un empleo no garantiza salir de la pobreza, como tantas veces se ha afirmado.
  • Jubilaciones y pensiones: La tasa de riesgo de pobreza de las personas jubiladas alcanza este año el 13,1 %, con lo cual ha mantenido su línea ascendente, inaugurada en el año 2014.
  • Tipo de hogar: Tener hijos es un importante factor de riesgo de pobreza. El 40,6% de las personas que viven en hogares monoparentales están en riesgo de pobreza, igual sucede con el 24,1% de aquellas que viven en familias nucleares (dos adultos con menores a cargo).


Pobreza infantil

La población infantil, definida como aquella que es menor de 18 años, registra tasas muy elevadas en la gran mayoría de indicadores de pobreza y/o exclusión social: para 2017, el 31,3 % está en situación AROPE, el 28,3 % vive en Riesgo de Pobreza y el 10,8 % lo hace en Pobreza Severa, el 9,8 % vive en hogares con baja intensidad de empleo y el 6,5 % soporta Privación Material Severa.

Si en el año 2008 uno de cada cuatro menores pobres estaba en pobreza severa (23,8 %), en el año 2016 ya era uno de cada tres (33,4 %) y, para el año 2017, la cifra se ha incrementado otros cinco puntos y llega al 38,2 %. La comparación con las cifras registradas entre el resto de la población pobre (adultos en riesgo de pobreza) muestra que la pobreza infantil es mucho más intensa (38,2 % de menores pobres en pobreza severa y 29,8 % de adultos pobres en la misma situación) y que su evolución también ha sido más drástica (la diferencia entre ambas se ha incrementado desde los 3,9 puntos en 2008 hasta los 8,5 puntos porcentuales en 2017). 


Esta enorme extensión de la pobreza y exclusión social entre la población menor justifica por sí misma la necesidad de profundizar en el análisis de los menores pobres, en el entendido que ese conocimiento permitiría (modo condicional porque han pasado 10 años y la situación no ha mejorado para los menores) el diseño de medidas más eficaces para reducir la pobreza y la exclusión social entre la población infantil.


Castilla-La Mancha


En cuanto a Castilla-La Mancha, el 33,9 % de la población está en riesgo de pobreza y/o exclusión social en el año 2017. En términos absolutos, unas 680.000 personas residentes en Castilla-La Mancha están en riesgo de pobreza y/o exclusión social, 100.000 personas más que en el año 2008. 


En el año 2017 la Tasa de riesgo de pobreza en Castilla-La Mancha es del 28,1 %; 6,5 puntos porcentuales más elevada que la media nacional y la quinta más alta de todas las regiones. Por sexo, la reducción de la tasa masculina en este último año ha sido de 5,5 puntos porcentuales, lo que contrasta con los 1,7 puntos de reducción entre la población femenina. Esta diferente evolución ha propiciado que las tasas de pobreza femenina en 2017 sean 2,4 puntos superiores a las masculinas. Castilla-La Mancha tiene unas 570.000 personas en riesgo de pobreza, de las cuales casi 300.000 son mujeres.

Respecto a la Tasa de pobreza severa, en el año 2017  es del 7,6 %, cifra que es 0,8 puntos más elevada que la media y en una posición más o menos central con respecto a las del resto de regiones. En el último año la cifra prácticamente se mantuvo igual (bajó una décima), lo que contrasta con la bajada del 11 % que se produjo en la tasa de pobreza. La mejora de la pobreza se produjo, entonces, en la parte superior de los grupos pobres. En Castilla-La Mancha hay unas 155.000 personas que están en pobreza severa, es decir, que ingresan en sus hogares menos de 355 € mensuales por unidad de consumo.



______________________________________________________






sábado, 16 de febrero de 2019

Convocatoria Premios del Trabajo Social de Castilla-La Mancha 2019. ¡PRESENTA TU TRABAJO FIN DE GRADO COMO CANDIDATURA!

El Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla La Mancha, con el objetivo de visibilizar e informar acerca de nuestra profesión, viene realizando una serie de actuaciones de difusión, reconocimiento y promoción del Trabajo Social a nivel regional. 

La convocatoria de los Premios del Trabajo Social de Castilla La Mancha, en las categorías de: Trayectoria Profesional, Investigación en Trabajo Social, Compromiso Social, Buenas Prácticas profesionales y Mejor Trabajo Fin de Grado (TFG), pretende poner en valor el papel del Trabajo Social en la región, y la relación de nuestra profesión con la ciudadanía, su realidad y sus derechos.

Premios 2018


Estos premios son el reconocimiento a las personas, instituciones públicas y privadas, organizaciones sociales y empresas, asociaciones, movimientos, plataformas, coordinadoras y todas aquellas iniciativas que contribuyan a la transformación de la sociedad a través del ejercicio del Trabajo Social, en el marco de las funciones propias de la profesión, del Código y principios deontológicos y de la diversidad de ámbitos de actuación, sectores y realidades sociales con las que trabajamos en pro del bienestar y desarrollo social, los derechos humanos y sociales, la igualdad y la equidad, la lucha por la inclusión y contra toda forma de discriminación, y la protección, promoción y empoderamiento social.

Por ello, animamos a tod@s l@s ex alumn@s de la Facultad de Trabajo Social a presentar su TFG. ¡Anímate y participa!

Las candidaturas que opten a los Premios del Trabajo Social se remitirán debidamente firmadas a la Secretaría del Colegio presencialmente, en horario de atención al público, o a través de correo electrónico a colegiados@trabajosocialclm.com, a través de la correspondiente solicitud, cuyo modelo se facilitará desde el Colegio, donde se hará constar los datos, biografía y méritos alegados de la propuesta, y el aval de al menos 5 colegiados-as (con su nombre, apellidos y firma). En el caso del reconocimiento a las buenas prácticas se debe adjuntar además una Memoria o Informe de la práctica, teniendo en cuenta los contenidos fijados en las presentes bases. 

Se podrán presentar candidaturas a los premios hasta el día 28 de Febrero de 2019.

Los premios se entregarán en el acto que el Colegio celebrará en Ciudad Real, el viernes 22 de marzo de 2019. El premio consistirá en un diploma personalizado y una escultura alegórica del Trabajo Social. 










domingo, 14 de octubre de 2018

V PROMOCIÓN TRABAJO SOCIAL 2014-2018. DISCURSO DESPEDIDA EN SU GRADUACIÓN


Buenas tardes, Gracias a todas las personas aquí presentes por estar en un día tan importante y especial, porque  ¡¡¡HOY NOS GRADUAMOS!!!
Este acto marca el fin de uno de los caminos más importantes, llegar hasta aquí es una alegría para todas, significa que hemos cumplido un sueño, que empezó en el 2014.

EXPERIENCIAS TRABAJO SOCIAL
Hoy puede ser un gran día
Imposible de recuperar
Un ejemplar único
No lo dejes escapar
Que todo cuanto te rodea
Lo han puesto para ti
No lo mires desde la ventana
Y siéntate al festín
Pelea por lo que quieres
Y no desesperes
Si algo no anda bien
Hoy puede ser un gran día
¡Y mañana también!

Haciendo referencia a Joan Manuel Serrat con su tema “Hoy puede ser un gran día”, comenzamos  pues, estas  palabras, echando la vista atrás… Hace cuatro años, que parece que fue ayer… pero no, ¡cómo hemos cambiado y cuánto hemos crecido!

Durante estos años se guardan momentos, anécdotas, experiencias y recuerdos únicos. Se puede decir, que lo hemos conseguido, hemos llegado a la meta.

Hace cuatro años tomábamos una de las decisiones más importantes, elegimos el Trabajo Social como nuestra forma de vida. Una carrera, que, sin duda alguna, nos ha ayudado a ser mejores personas.

¿Os acordáis de nuestro primer día?  Cuando llegamos todas mirando de un lado para otro, nerviosas sin saber bien hacia dónde teníamos que dirigirnos para ir a la primera clase, deseando llegar para conocer a las nuevas compañeras. Esta clase fue una pequeña toma de contacto que duró poco y en cuanto salimos todas estábamos esperando que alguien soltara por su boca, el primer bueno, qué, ¿nos vamos de cañas? Que terminó diciéndolo nuestro compa Sergio.

Semanas después se incorporaron las compañeras de Septiembre. ¡Y ya estábamos todas en amor y compañía dispuestas a enfrentarnos a los tropecientos trabajos y exposiciones en grupo,  los cuales nos han sacado más de una vez de quicio!

Gente de todos sitios que igual nos vamos a las fallas,  a la Muralla de Ávila, a las playas de Ibiza, que nos comemos unos gazpachos, que nos bailamos unas jotas, Achopijo que nos bebemos unas estrella de levante. O copón divino nos comemos un morteruelo con el auténtico resoli de nuestra querida Cuenca.

Y por supuesto, sin olvidar  a nuestras queridas compañeras chilenas, mexicanas y lituanas que nos han acompañado en sus experiencias Erasmus durante estos cuatro años.

Haciendo un recorrido por estos años, en nuestro primer curso destacamos nuestra inexperiencia en las exposiciones orales. Ponerte delante de toda la clase a contarles tu rollo. Ahí aparecieron los primeros infartos, caras rojas como tomates y sudores que hacían charcos en el suelo. Pero ahora podemos decir que exponiendo nos defendemos, por lo menos no nos dan tics ni temblores en las piernas. (O…bueno sí). También destacar nuestra gran camiseta de genograma, para la fiesta universitaria del campus, símbolo de las ganas que teníamos de aprender. Además también hicimos nuestros primeros pinitos en el mundo del cortometraje, teniendo que grabar algún que otro video a lo largo de la carrera, vídeos de gran calidad cinematrográfica que por otro lado jamás hemos enseñado, ni enseñaremos a nadie.


En segundo se puso a prueba nuestra capacidad para el trabajo en grupo que derivó en suicidios grupales. Aparecieron las primeras movilizaciones rebeldes, que plasmaban la madurez que íbamos adquiriendo. Y entonces sorprendimos en nuestro maravilloso campus con nuestra camiseta “los trabajadores sociales son muy trabajadores sociales y mucho trabajadores sociales”. (NO SÉ SI OS RECUERDA A ALGUIEN).

En tercero llegaron los mil doscientos trabajos, hubo alguna que otra que no sabía si estaba en tercero de carrera o haciendo ya la tesis doctoral. También tomamos nuestra primera decisión enfocada a nuestro futuro trabajo, las ansiadas prácticas, de las cuales exprimimos cada minuto en ellas, observando y participando, cocinando lentamente nuestras habilidades laborales, que más tarde pudimos demostrar en las de cuarto curso. En las prácticas hemos podido conocer nuestras fortalezas y debilidades, aquello que nos gusta más de la intervención en trabajo social y aquello que nos gustaría desempeñar en un futuro de otra manera. Importante resaltar los maravillosísimos y MUY BREVES seminarios en los que tan solo tenías que estar encerrada en la facultad durante cuarenta y ocho horas. (aproximadamente). Que se hacían más amenas gracias al reencuentro con nuestras compañeras, ya que este año nos hemos distribuido por la mitad de la geografía española para realizar nuestras prácticas.

En definitiva, el trabajo social nos ha aportado una visión crítica de lo que nos rodea, nos ha dotado de habilidades sociales y nos ha regalado grandes valores.

Recuerdo que una vez leí que lo que las personas estudian dice mucho de ellas y que en la decisión sobre qué estudiar influyen muchos más factores de los que nosotras somos conscientes, y estoy segura que las que estamos hoy aquí, graduándonos como Trabajadoras Sociales, tenemos muy claro el por qué hemos estudiado esta carrera, y la meta como profesionales que queremos conseguir, puesto que Trabajo social no es una carrera que se estudia, sino que también hay que vivirla.

Podemos decir con orgullo que somos REBELDES SOCIALES (COMO NUESTRO PROPIO NOMBRE DE WHATSAPP INDICA).

Muchas de vosotras pensaréis que hemos salido muchísimo de fiesta (MIRAR AL PÚBLICO), pero hay que dejar claro que en Trabajo Social no se sale de fiesta, salimos a realizar trabajo de campo, a conocer los recursos. Era fundamental conocer lo que nos esperaba ahí fuera y casi obligados nos veíamos en la tesitura de salir todos los fines de semana o entre diario.

Cada una de nosotras ha dejado su propia marca, de una manera o de otra, todas nos llevamos parte de las demás, dejando huella simplemente por habernos conocido.
No había mejor lugar para conocer la personalidad de cada una, que los minutos previos a un examen, allí se mezclaban suspiros, risas descontroladas, gritos, bailes, cantos, cantos de ESPERANZA, temblores, visitas al baño inesperadas,…. el ver a todas descontroladas cual hormona de una adolescente o no tan adolescente… podría decirse que era lo mejor de los exámenes, sin olvidarnos de las cervezas de después en la cossio con esa tranquilidad que nos queda, con la auténtica Yoli y su buen pincho de tortilla, que no puede faltar.

Dejando atrás nuestras experiencias durante la carrera… HABLEMOS DE TRABAJO SOCIAL

Cuando entramos en la Universidad, algunas personas no sabían si realmente esta era la carrera apropiada para ellas. Cuando mucha gente te preguntaba ¿¿qué vas a estudiar?? y tú respondías Trabajo Social,  y te contestaban “ah, ¿pero eso se estudia?” O te decían “¡ah sí! para ser asistenta social, pa’ ayudar a los pobres y  pa’ cuidar viejos”.
A pesar de ello, nuestra futura profesión, NO consiste solo en ayudar sino que…  como bien define nuestro Código Deontológico, el Trabajo Social es la disciplina científico-profesional que “promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación de las personas para incrementar el bienestar. Mediante la utilización de teorías sobre comportamiento humano y los sistemas sociales, el trabajo social interviene en los puntos en los que las personas interactúan con su entorno”, a pesar de que muchas personas piensen que solo se basa en el cariño y acompañamiento.

Estamos seguros de que muchas de las personas que están hoy aquí sentadas no saben a qué nos dedicaremos en el futuro. No tengáis miedo a conocer quiénes somos y qué hacemos os sorprenderéis.

Si faltan médicos la población se escandaliza porque entiende lo necesario que son, pero a día de hoy, faltan trabajadoras sociales, y aquí no pasa nada. (SILENCIO Y MIRADA AL PÚBLICO). Por ello, os pedimos que nos ayudéis a dar visibilidad  y conocer nuestra profesión.

Dada la situación actual que estamos viviendo, respecto a la violación de derechos humanos y fundamentales es más necesaria que nunca.

AGRADECIMIENTOS

Girad la cabeza y podréis ver las caras de luz y felicidad de cada uno de nuestros padres y madres, porque nuestros logros y objetivos conseguidos, son también los suyos.  Nadie mejor que ellos sabe el esfuerzo y sacrificio que conlleva que hoy todas nosotras estemos aquí. Por ello, en nombre de todas y cada una, HOY, me tomo el privilegio de darles las gracias. (PAUSA EMOTIVA, MIRADA AL PÚBLICO). Papá, mamá, familia. Gracias, GRACIAS en mayúsculas, por todo.

Gracias a toda esa gente, que nos han acompañado en este camino, esas personas que te daban un empujón cuando estabas estancada, las personas que siempre te han hecho ver las cosas más sencillas y han creído en ti, a todas las que en algún momento han hecho que respirásemos y siguiésemos hacia adelante.

Gracias compañeras por hacer más ameno el camino, por las risas de biblioteca cuando cundía el pánico.

Gracias profesores por fomentar la libertad de expresión, para poder decir todo aquello que pensábamos, que nos parecía injusto o no comprendíamos, y en los tiempos que corren, es algo que hay que agradecer. Porque una educación donde el alumnado es libre de expresarse la hace rica en contenido y conocimientos.

Gracias a la asistencia por parte del rectorado de la Universidad. (MIRADA AL PÚBLICO. AH NO! QUE NO HA VENIDO NI HA MANDADO A UN SUPLENTE PARA HACER ACTO DE PRESENCIA).

Por último, pero no menos importante. Muchísimas Gracias Soledad Arnáu, por estar hoy aquí acompañándonos en este día tan especial para nosotras, por haber aceptado con esa decisión, alegría y entusiasmo nuestra invitación para que fueras nuestra madrina de graduación. Queríamos que se viese la perspectiva del Trabajo Social desde fuera y queríamos que fueses tú. MUCHAS GRACIAS SOLEDAD.

DESPEDIDA

Tormenta de un huracán que avecina cambio,
Es tiempo de las ideas de reinventar el presente
Los pasos que vienen pisando fuerte

¡¡¡Nos dedicamos a lo más bello del mundo compañeros!!! Lo mejor está por llegar.
Hoy, nos despedimos de la Facultad,  los profesores, las compañeras, aunque no es un adiós, sino un hasta luego, porque pronto volvemos con nuestro querido, fabuloso y maravilloso TFG je, je, je.

¡QUÉ VIVA EL TRABAJO SOCIAL!