miércoles, 10 de septiembre de 2014

Discurso de Ana Lima, Madrina de la I Promoción de Graduados y Graduadas de nuestra Facultad. Acto de Graduación (7.06.2014).


Ana Lima es Presidenta del Consejo General de Trabajo Social de España y tuvimos la suerte de contar con ella como Madrina de los Graduados y Graduadas de la I Promoción de nuestra Facultad (2010-2014). ¡Gracias por tu delicado y emotivo discurso!


Ana Lima
Quiero que mis primeras palabras sean de agradecimiento a los graduados y graduadas por haberme elegido como Madrina de promoción, me siento muy feliz y emocionada. Por otro lado, siento una gran responsabilidad ante todos los presentes, profesoras y profesores, colegas, familiares… ya que mis palabras os pueden abrigar en vuestra futura trayectoria profesional y por ello quiero que estén envueltas en la ética y la búsqueda de la justicia social, como faro que se pueda divisar en vuestra vida, una vida a cuyo guion profesional le queda mucho por escribir.
¡Ya sois trabajadores y trabajadoras sociales! Hoy es un día importante para vosotros y vosotras, la conquista de una meta personal, pero también un punto de partida, sois de los pocos y pocas graduadas en trabajo social. Ello puede traer oportunidades, pero también el peso de generar una expectativa más exigente por estar mejor preparados y preparadas.

También es un orgullo para mí porque es la I Promoción de Grado en Trabajo Social de esta Facultad, y ello me lleva a pensar en la gran lucha que ha trazado esta profesión para conseguir culminar este logro que hoy representáis aquí, el nivel máximo de formación en el Espacio Europeo de Educación Superior. Os voy a contar una anécdota que llamó mucho mi atención cuando investigaba a través de los documentos del archivo histórico del Consejo General del Trabajo Social:

En 1968 se realizó el I Congreso de carácter estatal de Trabajo Social en Barcelona y una de las conclusiones del mismo era conseguir la licenciatura europea en trabajo social. Hoy en Cuenca, 46 años después, se gradúa la primera promoción en el marco de la Educación Europea Superior. ¡No me digáis que las primeras trabajadoras sociales no fueron visionarias…! Estamos en un buen momento académico, hemos llegado a las aspiraciones máximas con el Grado, el Máster oficial y el Doctorado.

Mi propia titulación y experiencia personal

Pensar que me gusta tanto mi profesión cuando yo estudié trabajo social por casualidad… Con 18 años no tenía claro por qué carrera decidirme, ni siquiera conocía el trabajo social. Quedé con mis compañeros para ir a tramitar la admisión en la universidad, no encontraba un documento necesario y finalmente fui más tarde con una compañera a la que le ocurrió lo mismo. Ella me habló por el camino del viaje en metro del trabajo social. Era la primera vez que oía hablar de ello. Cuando rellenamos la solicitud, decidí arriesgarme a seleccionar esa carrera nueva y desconocida por aquel entonces.
Esto me lleva a una reflexión sobre la incertidumbre. Estoy convencida de que es imposible estar segura de donde se puede terminar en la vida… Como veis es una historia de inseguridad, extravío, oportunidad y casualidad que culmina en otra cosa interesante.

La incertidumbre me proporcionó la oportunidad de conocer esta profesión y descubrir mi fuerte voluntad y disciplina; de conocer a muchos compañeros y amigos, colegas… También el conoceros a vosotros y vosotras hoy.

Lo más curioso ocurrió una vez que me aceptaron en la Universidad Complutense de Madrid y tuve que explicar a mi familia y amigos en qué consistían esos estudios… Eso sí que fue difícil. Por aquel entonces, mi padre me dijo: “Hija, tú eres demasiado sensible para dedicarte a eso”. Pero el trabajo social es mucho más que una actitud ante la vida, es tener unos principios y valores determinados y llevarlos a la práctica día a día. La formación nos sirve para hacerlo de la manera más adecuada y exitosa.

Ahora trabajo social posee una estructura colegial fuerte y podemos decir que es una profesión madura, que goza de un alto grado de reconocimiento social y mi padre piensa ahora que puedo dedicarme a ella con dominio.

Si realizo un recorrido vertiginoso por mi trayectoria podría decir que el hecho de aprovechar las oportunidades inesperadas, me llevó a estudiar trabajo social y a contribuir a mejorar la vida de muchas personas con mi trabajo. Así mismo me ha llevado a participar en la organización profesional y con ello a participar en la nueva definición mundial del trabajo social y a contribuir a la construcción de la agenda global de desarrollo social y trabajo social con una buena práctica del trabajo social en España.

¡No os imagináis lo que me costaba hablar en público, preguntar algo en clase! ¡Sentía que mi corazón se aceleraba de inmediato! La experiencia ayuda a superar muchos de nuestros obstáculos, obstáculos que pueden parecer insalvables, pero no lo son. La comunicación es una competencia fundamental para nosotros y nosotras y hay que trabajarla día a día.

Ecos de la historia

Trabajo social es una profesión joven; la media de edad es de 41 años. He tenido la oportunidad de preguntar a muchas trabajadoras sociales referentes y veteranas sobre su trayectoria vital y me dijeron que, si volvieran a nacer, serían trabajadoras sociales. Eso es muy significativo.

Ellas contribuyeron a la construcción de los sistemas de protección social en España, sobre todo en el Sistema Público de Servicios Sociales, donde somos profesionales de referencia.
Muchas de las trabajadoras sociales de mi generación participaron en esta construcción, nos sentíamos parte de ello, fue un trabajo intenso y desafiante, estaba casi todo por hacer.

Recuerdo el primer día que empecé a trabajar en un municipio de Madrid. Después de aprobar una oposición en el mes de julio de 1990, me enviaron a un despacho situado en una construcción prefabricada donde había muchas personas esperándome. La única trabajadora social anterior a mí se había ido a otro empleo y su puesto llevaba más de un mes sin cubrirse. Por ello, no tuve la fortuna de que me explicase el contenido de mi trabajo. Mi único referente para enfrentarme a esa situación eran mis prácticas en el Ayuntamiento de Madrid.

Al día siguiente apareció un concejal que me advirtió que no debía perder ninguna subvención y desarrollar un convenio que nadie me mostró.

Como veis, mis inicios fueron inquietantes, pero de esa situación obtuve la idea de que estaba todo por hacer y que yo podía crear… La otra cara de la adversidad es aleccionadora y me enseñó a tener una visión estratégica que me sirvió para acceder a la plaza de dirección de la Mancomunidad que se creó tres años después. Cuando contaba mis inicios a otras amigas que estudiaban periodismo, derecho, económicas… me miraban extrañadas, les resultaba difícil ponerse en mi situación, incluso me recomendaban que para ligar no dijese que era trabajadora social, sino que dijese que era abogada… Sonaba mejor. Yo siempre dije la verdad, desde muy joven aprendí que incluso los errores y los fracasos pueden traer el éxito futuro, que en la diversidad está lo que nos hace originales y únicos.

Desde hace unos años, a medida que me he ido involucrando cada vez más en la acciones del Consejo General, me viene constantemente a la cabeza una ocasión, después de dos años de ejercicio profesional, en que conversaba con mi madre sobre un problema de actualidad de las noticias que afectaba a muchas mujeres. Yo hice algún comentario y ella se giró sorprendida y me preguntó: “Hija, ¿y tú como sabes tanto de la vida con lo joven que eres? Está vez le contesté: “¡Gracias a mi profesión!”. Y es que a lo largo de mi argumentación venían a mi cabeza muchas mujeres separadas con cargas familiares con las que yo trabajaba, sus problemas, sus debilidades, su necesidad de empoderarse… Y cómo íbamos dando pasos hacia delante con ellas y sus hijos e hijas.

Nunca se me olvidará un caso de retirada de tutela por desprotección y maltrato de un niño por el que estuve en vela todo un fin de semana hablando con la fiscalía de menores, hasta que conseguimos protegerlo.

Tampoco se me olvidará cómo contribuí a constituir algunas asociaciones de infancia, adolescencia, mujeres, inmigración, mayores, personas con discapacidad etc., a reforzar el tejido social y a empoderar a la ciudadanía en la búsqueda de solución de sus necesidades sociales.

Esta profesión me ha enseñado las mejores lecciones de vida, a valorarla y enfocarla de una determinada manera. En ese primer día de trabajo, yo quería cambiar el mundo y hoy 24 años después, después de tantas atenciones individuales y familiares, trabajo con grupos y comunidades, proyectos, reuniones, informes, jornadas, gestiones, propuestas y hasta organización de conciertos interculturales de rap y hip hop…. Después de impartir clases de trabajo social con comunidades y máster sobre trabajo social y violencia de género, de interculturalidad, de gerencia en servicios sociales, de dependencia, de ética de la intervención social… Después de intentar escribir sobre todo lo que hago, de sistematizar mi práctica; después de colaborar con la estructura colegial para mejorar la buena praxis en la profesión, aún después de tanta actividad y en unas circunstancias tan adversas, lejos de estar cansada, quiero seguir transformando el mundo para que sea mejor para las personas.

Situación actual

Vivimos momentos de dificultad social, los y las profesionales sabemos que mientras haya pobreza y exclusión social no hay cabida para un desarrollo humano sostenible, la crisis actual también supone un gran reto, nos lleva a la búsqueda de nuevas soluciones a los problemas sociales.

Creo que tenemos que ser exigentes con nosotras mismas para poder exigir a los demás. Os animo a que sigáis estudiando y a que investiguéis como forma de buscar esas soluciones alternativas.

Es importante que desarrolléis el espíritu crítico, y sepáis diferenciar las consecuencias de las causas y las ideas de los mensajes que se dan como frases hechas o lemas, que si se repiten en cualquier contexto pueden quedar vacíos de realidad. En esta facultad sois buenos en eso, habéis sabido distinguir cuando hablamos de solidaridad o de caridad, de beneficencia o de derechos… Habéis sido populares en televisión por ello.
Perseguir la libertad sin un mínimo de bienestar se puede cuestionar, queremos derechos, no beneficencia ni caridad. Un filósofo (Isaiah Berlín) dijo: “La libertad total de los lobos es la muerte para los corderos”. Es importante mantener el Estado de Bienestar, los sistemas de protección social, los derechos sociales y laborales, el equilibrio entre el desarrollo económico y el desarrollo humano.

Os invito a que mantengáis vuestras mentes abiertas, el espíritu crítico, a defender vuestras ideas y a escuchar con respeto todas las opiniones y a proponer soluciones persiguiendo la igualdad, pero también el respeto por las diferencias; igualdad no sólo de oportunidades sino de resultados y la inclusión social… pero también persiguiendo la excelencia en la práctica profesional.

Nuestra peculiaridad

Parece que vivimos tiempos de cambio e incertidumbre, que darán lugar a otra cosa, a una nueva era. Lo que resulte de esos tiempos también dependerá de nosotros. Desde nuestra profesión ya se contribuyó a crear un mundo mejor en tiempos difíciles, donde no había casi nada, mucho menos que ahora, sólo beneficencia. Por eso os animo a que hagáis aportaciones a la sociedad con vuestro trabajo.

Esta profesión desea la construcción de una sociedad con más desarrollo humano en la que las personas tengan confianza en su porvenir. La universidad también puede contribuir a crear una sociedad más justa y democrática, con la interpretación de la realidad desde los principios éticos, sociales, políticos y científicos; detectando las causas de los problemas sociales y planteando estrategias para solventarlos, transformando las estructuras. Pero para todo ello no hay que olvidar que es fundamental el acercamiento a la práctica profesional y la participación de la ciudadanía.

No cabe duda de que desde esta universidad, alumnos y alumnas, profesores etc. han contribuido a mejorar la vida de las personas. Mi pregunta es ¿podemos hacer más?

Creo que sí, la inteligencia y el talento son un don. Pero también es importante la voluntad y la concentración. El compromiso social por un mundo mejor nos puede llevar al éxito y eso es lo que os diferencia de otras disciplinas.

No hay que dejar de lado que muchas veces lo incorrecto será más justo que lo correcto, que la realidad es muy compleja y que no debéis perder de vista el objetivo real que perseguís desde la ética profesional. Os tengo que confesar que he sido una buena burócrata, pero también me salté las normas en pro de la justicia social y lo volvería a hacer una y mil veces…. Nuestros conocimientos son instrumentos para conseguir una sociedad más justa, equitativa, muchas veces los proyectos de vida de la personas dependen de nuestra competencia, no olvidéis nunca los principios y valores de la profesión, tened presente siempre el código deontológico, sin olvidar lo que sois.

Oportunidades y retos. Apuesta por el futuro con ellos

Hasta ahora, el sector donde más se ha empleado el trabajo social es servicios sociales que aglutina a un 80% de los profesionales, luego va el trabajo social sanitario con un 12%, y después se ejerce en otros ámbitos como la educación, la justicia, penitenciaria, vivienda, etc.
Existe una cuestión en la que tiene mucha incidencia la edad de los profesionales y es que los que son más jóvenes de 36 años trabajan en un porcentaje mayor en el ámbito privado y los que son mayores de 36 años ejerce más en el ámbito público.

Esto nos da una idea sobre dónde están nuestros retos futuros.

Sé que el modelo está cambiando, parece que todo se desmorona, pero es importante que aprovechéis este momento para innovar, cambiar el chip, reinventarnos y ser ambiciosos.

Siempre tuve presente la idea de la importancia de la reinvención después de un fracaso, eso puede dar lugar a algo mucho mejor de lo que esperábamos. Plantearnos sobrevivir ante la adversidad es muy importante. Os invito a reflexionar sobre las barreras que os vais a encontrar a partir de ahora, está en vuestras manos poner más fáciles las cosas, que la barreras a las que os enfrentéis solo sean externas, no internas.

Los nuevos retos profesionales se abren en la línea de:

·         Espacios que van tomando importancia como la intervención social en emergencias sociales y grandes catástrofes, el trabajo social en mediación y la implantación de nuestra figura en ámbitos nuevos donde no se había tenido representación.
Asimismo es necesaria una mayor presencia en la investigación, creando una mayor conexión entre el mundo académico y profesional, de este modo la experiencia, la investigación y la docencia deben estar unidad para avanzar desde los ámbitos propios del trabajo social.

·         También es importante centrarnos en las experiencias innovadoras dentro del sistema de los sistemas de protección social: sanidad, educación, empleo, servicios sociales y la gran importancia que se le está concediendo a la supervisión y a la ética aplicada.
Cobra una importancia destacada la Intervención comunitaria en el contexto de las respuestas de la sociedad civil ante las necesidades sociales, nuestro trabajo con los movimientos sociales, asociaciones, plataformas etc. Colaborando con el empowerment de las personas y de la profesión.

·         Las nuevas formas de trabajo de cara al futuro inmediato se perfilan con algo que hasta ahora ha sido muy minoritario en nuestro ejercicio profesional y es el emprendimiento social, la innovación social y la economía social, poniendo en valor el saber ser y el saber estar del trabajo social en estos sectores.

·         Una apuesta para el futuro de los jóvenes trabajadores sociales es la importancia que cobran las redes sociales y el trabajar en red. El desafío de la Intervención social en espacios virtuales, muestra que aún está por desarrollar una metodología de la intervención on-line en trabajo social. En eso sois mucho mejores las personas jóvenes.

Tenéis que probar de lo que sois capaces, improvisar para avanzar… habrá momentos del trabajo en que sintamos el desánimo, por ello es importante trabajar en grupo, es importante que conozcáis al Colegio Oficial de Trabajo Social y lo que ofrece como estructura para mantenernos en contacto con otros compañeros y con la actualidad en los ámbitos de intervención, con el compromiso de la excelencia profesional como horizonte.

Con motivo de este acto, desde el Consejo General del Trabajo Social ofrecemos la oportunidad de trabajar juntos con esta facultad con una iniciativa de beca de colaboración para un proyecto de intervención social innovador.

Inyección de energía para finalizar

Seguro que sentís una extraña mezcla de alegría y de tristeza. A mí no se me olvidará nunca la sensación de incertidumbre que sentía al diplomarme la primera vez.

Es un momento en que hay primar lo que una persona quiere y desea frente a lo fácil, adaptarse a la realidad pero no perder el objetivo nunca.

Esmeraros en ser trabajadores y trabajadoras sociales competentes, no dejéis que os traten como si el trabajo social fuese de segunda. Ahora se dice que se suban los sueldos en función de la productividad del sector, y yo me pregunto: ¿qué sector es más productivo que el desarrollo humano?

Tenemos que poder medir y mostrar el impacto social de nuestra acción, no aceptar las cosas como inmutables diciendo “esto es lo que hay”.

Los trabajadores sociales somos ahora más necesarios que nunca, hay que defender lo que tanto nos costó construir, nuestra pequeña verdad que nos hace más iguales y más libres. Pero si no nos facilitan los ámbitos de trabajo, creémoslos nosotros. Os toca crearlos, ser innovadores e innovadoras, ir a por todas, sin olvidar cuál es nuestro lado, ¡el trabajo social siempre estuvo al lado de las personas!

No abandonéis nunca vuestros sueños, la oportunidad puede surgir en cualquier momento. No perdáis la ambición, tenéis que sentir el hambre, hambre de justicia social y luchar desde cualquier estructura por ello y si ese ámbito lo habéis construido vosotros será aún mejor, porque nacerá desde nuestra especial manera de ver el mundo.

Es verdad que ahora hay menos certezas, pero os pregunto: ¿hay límites? Hay que ver también las oportunidades, la movilidad, la libertad que tenéis. Si ha cambiado el marco hay que inventar otro. Os animo a que no temáis a las incertidumbres.

Os recomiendo que seáis ambiciosos, que os doctoréis, que investiguéis, que os introduzcáis en política. Si queremos transformar el mundo tenemos que estar ahí también, donde se toman las decisiones, y hacerlo desde los principios de esta gran profesión, que surgió para hacer un mundo mejor, para contribuir a que las personas vivan una vida que merezca la pena ser vivida.

Sin ambición no hay grandeza y esta profesión tiene mucha grandeza.

Podemos sentir el orgullo de ser trabajadores y trabajadoras sociales

Os toca a vosotros darnos lecciones, con vuestra energía de la juventud, con vuestra locura, con vuestra fuerza. Tenéis que reinventar la profesión, abrir caminos, convertiros en la nueva esperanza el mundo necesita al trabajo social.

Vivimos un cambio de época, se está produciendo un cambio de modelo. En vuestras manos está la reinvención de la profesión, en multitud de espacios que hasta ahora no ha estado presente.

Somos más necesarios y necesarias que nunca, la sociedad os necesita.

¡Salid ahí fuera y hacer que os escuchen!

¡Viva el Trabajo Social!

Muchas gracias.

sábado, 12 de julio de 2014

NUEVA DEFINICIÓN GLOBAL DE TRABAJO SOCIAL. FITS. Melbourne (Australia) - Julio 2014

La Federación Internacional de Trabajo Social ha presentado la nueva definición de Trabajo Social a nivel internacional en la CONFERENCIA MUNDIAL SOBRE TRABAJO SOCIAL, EDUCACIÓN Y DESARROLLO SOCIAL 2014, celebrada en Melbourne (Australia) del 9 al 12 de julio.

"El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar"
La definición se puede ampliar a nivel nacional y/o regional.
COMENTARIO
Deberes básicos
Los deberes básicos de la profesión del trabajo social incluyen facilitar el cambio social, el desarrollo social, la cohesión social, el fortalecimiento y la liberación de las personas.
El trabajo social es una profesión práctica y una disciplina académica que reconoce que los factores históricos, socioeconómicos, culturales, geográficos, políticos y personales interconectados sirven como oportunidades y/o barreras para el bienestar y el desarrollo humano.
Las barreras estructurales contribuyen a la perpetuación de las desigualdades, la discriminación, la explotación y la opresión. El desarrollo de la conciencia crítica a través de la reflexión sobre las fuentes estructurales de opresión y/o privilegio, basados en criterios tales como la raza, la clase, el idioma, la religión, el género, la discapacidad, la cultura y la orientación sexual,  y el desarrollo de estrategias de acción para abordar las barreras estructurales y personales son fundamentales para la práctica emancipadora donde los objetivos son el fortalecimiento y la liberación de las personas.
En solidaridad con los que están en situación desfavorecida, la profesión lucha por mitigar la pobreza, liberar a los vulnerables y oprimidos, y promover la inclusión y la cohesión social.
El deber de cambio social se basa en la premisa de que la intervención del trabajo social se lleva a cabo cuando en la situación actual, sea a nivel individual, familiar, grupal, comunitario o social, se considera que hay una necesidad de cambio y desarrollo. Es impulsado por la necesidad de cuestionar y cambiar las condiciones estructurales que contribuyen a la marginación, la exclusión social y la opresión. Las iniciativas de cambio social reconocen el lugar de la acción humana en el avance de los derechos humanos y la justicia económica, ambiental y social. La profesión está igualmente comprometida con el mantenimiento de la estabilidad social, siempre y cuando dicha estabilidad no sea utilizada para marginar, excluir u oprimir a un grupo particular de personas.
El desarrollo social es conceptualizado en el sentido de las estrategias de intervención, los estados finales deseados y en el marco de las políticas, este último, además en los marcos residuales e institucionales más populares. Se basa en las evaluaciones e intervenciones biopsicosociales y espirituales integrales que trascienden la división micro-macro, e incorporan múltiples niveles del sistema y la colaboración intersectorial e interprofesional, orientada al desarrollo sostenible. Se prioriza el desarrollo socioestructural y económico, y no suscribe a la creencia convencional de que el crecimiento económico es una condición indispensable para el desarrollo social.
Principios
Los principios generales del trabajo social son el respeto por el valor intrínseco y la dignidad de los seres humanos, no hacer daño, el respeto a la diversidad y la defensa de los derechos humanos y la justicia social.
La defensa y el apoyo a los derechos humanos y a la justicia social son la motivación y la justificación para el trabajo social. La profesión del trabajo social reconoce que los derechos humanos tienen que coexistir con la responsabilidad colectiva. La idea de la responsabilidad colectiva destaca la realidad de que los derechos humanos individuales sólo se pueden alcanzar en el día a día si las personas asumen la responsabilidad de los demás y el medio ambiente, y la importancia de crear relaciones reciprocas dentro de las comunidades. Por lo tanto, un aspecto importante del trabajo social es abogar por los derechos de las personas en todos los niveles, y facilitar los resultados para que las personas asuman la responsabilidad por el bienestar del otro, se den cuenta y respeten la interdependencia entre las personas y entre las personas y el medio ambiente.
El trabajo social abarca los derechos de primera, segunda y tercera generación. Los derechos de primera generación se refieren a los derechos civiles y políticos, como la libertad de expresión y de conciencia y la libertad contra la tortura y la detención arbitraria; los de segunda generación son los derechos socio-económicos y culturales que incluyen los niveles razonables de educación, salud, vivienda y lingüísticos minoritarios; y los derechos de tercera generación se centran en el mundo natural y el derecho a la biodiversidad de las especies y la equidad intergeneracional. Estos derechos se refuerzan mutuamente y son interdependientes, dando cabida a los derechos individuales y colectivos.
En algunos casos, el “no hacer daño” y “el respeto a la diversidad” pueden representar conflicto y valores de competencia, por ejemplo, cuando en nombre de la cultura los derechos de los grupos minoritarios como las mujeres y los homosexuales son violados, incluido el derecho a la vida. Los Estándares Globales para la Educación y Formación en Trabajo Social tratan este complejo tema por la defensa de que los trabajadores sociales son educados en un enfoque de derechos humanos básicos, con una nota explicativa que dice así:
Este enfoque podría facilitar la confrontación constructiva y cambiar el lugar donde ciertas creencias, valores y tradiciones culturales violan los derechos humanos básicos de los pueblos. La cultura es una construcción social y dinámica, que está sujeta a su vez a la deconstrucción y al cambio. Esta confrontación,  deconstrucción o cambio constructivos pueden ser facilitados a través de ella, y la comprensión de determinados valores, creencias y tradiciones culturales y por medio de un diálogo crítico y reflexivo con los miembros de los grupos culturales y cuestiones más amplias de derechos humanos.
Conocimiento
El trabajo social es a la vez interdisciplinario y transdisciplinario, y se basa en una amplia variedad de teorías científicas e investigaciones. “Ciencia” se entiende en este contexto, en su sentido más básico como “conocimiento”. El trabajo social se basa en un desarrollo constante de sus fundamentos teóricos y de la investigación, así como las teorías de otras ciencias humanas, incluyendo sin límite el desarrollo comunitario, la pedagogía social, la administración, la antropología, la ecología, la economía, la educación, la gestión, la enfermería, la psiquiatría, la psicología, la salud pública y la sociología. La singularidad de las investigaciones y teorías del trabajo social es que son aplicadas y emancipadoras. Gran parte de la investigación y teoría del trabajo social es co-construida con los usuarios en un proceso interactivo, dialogado y por lo tanto informados por los entornos de práctica específicos.
Esta definición propuesta reconoce que el trabajo social es informado no sólo por los entornos de práctica específicos y por teorías occidentales, sino también por los conocimientos locales. Parte del legado del colonialismo es que las teorías y conocimientos occidentales han sido valorizados en exclusiva y en cambio los conocimientos locales se han devaluado, descontado, y hegemonizado por las teorías y conocimientos occidentales.
La definición propuesta intenta detener e invertir el proceso mediante el reconocimiento de que los pueblos indígenas en cada región, país o zona transmiten sus propios valores, formas de conocimiento, formas de transmitir sus conocimientos, y han hecho valiosas contribuciones a la ciencia. El trabajo social tiene por objeto la reparación del colonialismo científico histórico occidental y la hegemonía de escuchar y aprender de los pueblos indígenas de todo el mundo. De esta manera los conocimientos del trabajo social se crearán conjuntamente y serán  informados por los pueblos indígenas, y más apropiadamente practican no sólo en el medio ambiente local, sino también a nivel internacional. Basándose en la labor de las Naciones Unidas, la FITS define a los pueblos indígenas de la siguiente manera:

  • Viven en (o se mantienen unidos a) territorios ancestrales geográficamente distintos.
  • Tienden a mantener instituciones sociales, económicas y políticas distintas dentro de sus territorios. 
  • Por lo general aspiran a permanecer a una sociedad cultural, geográfica e institucionalmente distinta, en lugar de asimilar plenamente a la sociedad nacional.
  •  Se identifican a sí mismos como indígenas o tribales.

Práctica
La legitimidad y el deber del Trabajo social consisten en la intervención en aquéllos puntos donde las personas interactúan con su entorno. El medio ambiente incluye diversos sistemas sociales, donde las personas se encuentran en un entorno geográfico y natural, que tiene una profunda influencia en la vida de las personas. La metodología participativa del trabajo social se centra en “involucrar a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.” Hasta donde sea posible el trabajo social apoya el trabajo con y no para las personas. De acuerdo con el paradigma de desarrollo social, los trabajadores sociales utilizan una variedad de habilidades, técnicas, estrategias, principios y actividades en los distintos niveles del sistema, destinadas al mantenimiento del sistema y/o los esfuerzos de cambio del sistema. 

La práctica del trabajo social abarca una gama de actividades que incluyen diversas formas de terapia y asesoramiento, trabajo en grupo y comunitario, la formulación y análisis de políticas, y las intervenciones políticas y de apoyo. Desde una perspectiva emancipadora, esta definición apoya las estrategias del trabajo social que tienen por objeto incrementar la esperanza, la autoestima de la población y su potencial creativo de enfrentar y desafiar a las dinámicas de poder opresivas y las fuentes estructurales de injusticia, incorporando así en un todo coherente la dimensión de intervención micro-macro, o personal-política. El enfoque holístico del trabajo social es universal, pero las prioridades de la práctica del trabajo social variarán de un país a otro, y de vez en cuando, dependiendo de las condiciones históricas, culturales, políticas y socio-económicas.

Es la responsabilidad de los trabajadores sociales en todo el mundo defender, enriquecer y hacer realidad los principios y valores reflejados en esta definición. 
La definición del trabajo social sólo tiene sentido cuando los trabajadores sociales se comprometen activamente a sus valores y visión.
FITS. Proposed new global definition of Social Work. 
http://ifsw.org/get-involved/global-definition-of-social-work/